Soy lo otro. Pero ¿qué?

16/07/2013

Viviendo a conciencia son infinitas las posibilidades que tenemos de cambiar, de aprender y de evolucionar.

columna2_maru

por Maru Karlen

Profesora de yoga, consultora de empresas, creadora del proyecto Santosha Yoga Uruguay.

´A mí me hubiera aliviado hablar en tercera persona de mí misma,

no solo por las ventajas que ofrece (…)

sino porque me siento, por momentos, tan lejos de cierto mí misma

como lo puedo estar del pelo que me han cortado y barren en la peluquería,

o de la uña que me limo y vuela al aire hecha polvo.

Yo no soy ‘aquello’, lo perecedero que formó parte de mí y ya nada tiene que ver conmigo.

Soy lo otro. Pero ¿qué?´

¿Quién mejor que Victoria Ocampo puede resumir en tan pocas palabras el significado del cambio interior? Es mucho lo que cambiamos a lo largo del tiempo, aún cuando ese tiempo no sea largo. A veces este cambio sucede en un par de segundos, solo eso se necesita para cambiar para siempre. En apenas segundos entendemos algo nuevo, o dejamos de creer en algo viejo y nos llenamos de preguntas. Viviendo a conciencia son infinitas las posibilidades que tenemos de cambiar, de aprender, de evolucionar.

Si bien esto de aprender siempre se asocia a adquirir conocimientos o experiencias creo que en gran parte se trata de quitar lo que vamos adquiriendo al crecer. A lo largo de la vida incorporamos responsabilidades, creencias, prejuicios y paradigmas ajenos que limitan nuestra capacidad de aprender. Para verificarlo basta observar a los niños y su forma de actuar.

¿Por qué los niños preguntan sin miedo?

¿Por qué los niños intentan una y otra vez sin frustrarse?

¿Por qué los niños se concentran en el presente sin mirar los resultados?

¿Por qué los niños disfrutan intensamente lo que hacen?

¿Por qué los niños juegan y se relajan fácilmente?

Encuentro una sola respuesta para estas cinco preguntas: ellos saben que son aprendices.

Nosotros también lo somos, ¡simplemente lo olvidamos!Además de olvidarnos nos excusamos en nuestros roles, pensando que dejamos de ser aprendices por ser gerentes, directores, conferencistas, presidentes, profesores, padres, etc. Sin embargo estos roles poco tienen que ver con nuestra posición de aprendices, que no se pierde por ser un líder o referente para alguien más.

El mensaje de esta columna es bien concreto y amplio a la vez: en esta vida, cualquiera sea nuestro dharma y camino, siempre seremos aprendices.

Dado que este es un espacio de satya, de verdad, les confieso que he elegido en forma egoísta este tópico, pues lo olvido con facilidad.

 

Om shanti,

Maru Karlen

http://about.me/marukarlen

http://santosha.uy

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments