Amor a distancia

2/09/2013

El amor no solo es un sentimiento sino que además es una decisión y como tal se debe mantener en presencia o en ausencia del otro.

flickr.com/photos/mssarakelly/
flickr.com/photos/mssarakelly/

por Pilar Sordo

Psicóloga, columnista, conferencista y escritora chilena.

Es frecuente que parejas se encuentren y luego tengan que mantener un amor a distancia o parejas que han estado juntas durante un determinado período viven el desafío de mantener una relación estando lejos físicamente.

Hay muchas teorías que probarían que es muy difícil o casi imposible mantener y hacer crecer una relación con estas características, sin embargo creo que dependiendo de los estados de madurez, esto sí se puede vivir y además en forma positiva.

Mientras más jóvenes sean los involucrados, más dificultades tendrán para poder vivir la distancia, ya que se requiere tener la capacidad de cultivar y aprender a “estar” con el otro sin estar físicamente con él o con ella.

Hay que aprender a hablar por teléfono, a cuidar al otro(a) a la distancia y dejar los temas importantes para hablarlos personalmente. El chat puede ser un arma de doble filo en la solución de los conflictos, ya que las interpretaciones que podemos hacer de los tonos de los mensajes pueden inducir a errores en la comunicación.

Se deben comprometer a la fidelidad y a cuidarse en la distancia y sobre todo es fundamental que ambos tengan proyectos propios, cosa que no necesiten desesperadamente estar con su pareja. Así se comparten los momentos buenos cuando están juntos. Las parejas que tienen éxito en este tipo de relación son las que saben valorar y aprovechar cuando están juntos y además son capaces de continuar con sus proyectos a la distancia.

Un fenómeno particular son las personas que se conocen por internet y como en cualquier ámbito de la vida, hay de todo en la viña del señor. Sin embargo, no puedo dejar de decir que el tema es peligroso y hay que preocuparse desde la familia para regular el fenómeno.

Para vivir un amor a distancia hay que evaluar que el amor no solo es un sentimiento sino que además es una decisión y esa decisión se debe mantener en presencia o en ausencia del otro, entendiendo que esto se debe cuidar y alimentar con voluntad y madurez.

Por Psic. Pilar Sordo

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments