Depresión posparto

4/09/2013

Si luego del nacimiento de tu bebé sentís de forma persistente mucha tristeza, si te cuestionás todo lo que hacés, si creés que ser madre no ha sido una buena decisión, si llorás con mucha frecuencia y te sentís muy irritable y extremamente sensible, quizás estés atravesando lo que se denomina “Depresión Posparto”.

depresion-posparto

¿Por qué se produce?

Porque durante meses nuestro cuerpo debe prepararse y adaptarse a las necesidades de un nuevo bebé. Esto implica no sólo cambios en el cuerpo, sino en la rutina de todos los días. Tu cuerpo no es el mismo, y se genera una revolución hormonal comprobada que provoca cambios de humor, de ánimo y de niveles de energía.

Muchas de las mujeres embarazadas confiesan haber atravesado la conocida “depresión posparto” luego de su embarazo.

La Unidad del Sueño del Institute Dexeus de Barcelona, afirma que son evitables en más del 80% de los casos si se sigue el ciclo de alimentación y sueño del bebé.

Es normal que esta depresión exista en más del 70% de las mujeres.

Comienza a los pocos días de haber nacido el bebé, pero no dura más de 2 semanas.

¿Cuáles son los síntomas?

La mujer se siente sensible, extremadamente cansada, ansiosa, irritable e incluso puede experimentar problemas para dormir.

Cuando la mamá se acostumbra al bebé y su ritmo, la tristeza se calma. Alrededor del  20% de las mamás pueden experimentar este estado clínico de depresión que puede durar hasta un año, y que es importante atender. En ese caso, consultá con tu médico o profesional de confianza.

No sientas vergüenza ni frustración, este trastorno es común en muchas de las mujeres que han tenido hijos, y una ayuda constante, rodeada de tus vínculos cercanos, será tu herramienta infalible.

¿Es posible prevenirla?

Algunos prácticos consejos:

1- Adaptándote saludablemente al ciclo biológico del sueño y alimentación de tu bebé. .

2- Alimentando a tu bebé aproximadamente cada 3 horas y mantenerlo despierto al menos quince minutos después de cada ingesta.

3- No intentes dormir como estás acostumbrada, aprovechá los ratos en los que tu bebé duerme para dormir también.

4- Cuidá tu alimentación según las recomendaciones de tu médico.

5- Deberás aceptar que ser mamá en los primeros meses de tu bebé es una tarea hermosa pero sumamente demandante y

desgastante. Necesitarás ayuda, no temas en solicitarla.

6- Si tenés pareja, sumalo a las tareas con tu bebé. No asumas todos los roles, aprendé a delegar.

7- No te descuides, tomate al menos unos minutos para vos al día.

8- Asumí tus miedos, tus enojos y tu cansancio.

9- No creas que ser buena madre implica ser perfecta y dar todo de vos sin ninguna queja.

10- Buscá espacios de relajación.

¡No sos una supermujer!

No debés intentar serlo tampoco. Tener un hijo es un trabajo hermoso que exige dedicación casi continua y exclusiva (al menos por un tiempo). Por eso, organizá tus responsabilidades y compromisos para evitar culpas y frustraciones. No podrás con todo, y no serás la misma mujer que antes de ser mamá.

Asumirlo es un gran paso para reorganizarte y poder disfrutar de esta nueva etapa, con todas sus características y particularidades.

Por Ps. Carolina Autino

Lic. en Psicología

lic.carolina.autino@gmail.com

 

 

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments