Brócoli, aliado para combatir la artrosis

16/10/2013

El brócoli contiene sulforafano, una sustancia que ralentiza la destrucción del cartílago en las articulaciones. ¿Favorece entonces a la artrosis?

Investigaciones previas ya habían atribuido propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias al sulforafano, presente en el brócoli, y ahora se ha descubierto que además ralentiza la destrucción del cartílago en las articulaciones, un problema característico de la artrosis dolorosa.

 

¿Qué es la artrosis?

“La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones y produce el desgaste del cartílago. Esta patología puede producir incapacidad funcional, aunque es difícil que provoque un grado de invalidez que impida desempeñar las actividades cotidianas necesarias. La erosión del cartílago articular, provoca la alteración del cartílago articular del hueso opuesto de la propia articulación que, a su vez, comienza a sufrir el mismo proceso. Así, llega un momento en que los cartílagos pueden llegar a desaparecer y se produce el dolor. Aún sin llegar a esta situación, y a medida que desaparece el cartílago, el hueso reacciona y crece por los lados (osteofitos), produciendo la deformación de la articulación”. Fuente: dmedicina.com

¿Cómo prevenirla?

Como la obesidad es una de sus causas (además de la influencia genética y la anormalidad de las células), hay algunos consejos para prevenirla y/o disminuir sus síntomas:

1- Una dieta sana y equilibrada.

2- Ejercicios periódicos.

3- Limitar los esfuerzos físicos intensos.

4- Evitar los deportes de contacto (como el fútbol, handball, rugby, etc).

5- Evitar movimientos que producen dolor.

6- El frío o el calor (en forma localizada, en ambos casos) pueden, respectivamente, aliviar temporalmente el dolor y la sensación de rigidez articular.

7- Una ducha caliente con chorro a presión en las articulaciones enfermas puede ser muy recomendable.

¿Cuál es el tratamiento?

Existen medicamentos, antiinflamatorios y analgésicos, que pueden ayudar a aliviar los síntomas producidos por la artrosis: tanto el dolor como la rigidez de la articulación.

Además, la rehabilitación de la articulación dañada es otro procedimiento habitual en el tratamiento de la artrosis. La fisioterapia y tratamiento con calor local son muy recomendables.

Los tratamientos quirúrgicostambién resuelven los casos en los que las articulaciones de la cadera estén muy dañadas debido a un estado muy avanzado de la enfermedad. Sin embargo, como todas las intervenciones quirúrgicas, éstas tampoco están exentas de riesgo. Los problemas principales que pueden aparecer después de una operación son: desprendimiento de la prótesis, debido a que ésta no encaja bien, o las infecciones.

¿Cuál es el papel del brócoli?

El brócoli además de tener altas propiedades antioxidantes, favorecer al sistema nervioso, aportar vitaminas A, C y D, ácido fólico, minerales y más… también actúa en la artrosis.

Los resultados del estudio, publicado en Arthritis & Rheumatism, muestran que los ratones alimentados con una dieta rica en sulforafano mostraban menores daños en el cartílago y artrosis que aquellos que no lo incluían en su dieta. El estudio también examinó las consecuencias del uso de sulforafano en células del cartílago humano y tejidos de cartílago de vaca, obteniendo resultados positivos en ambos casos.

Actualmente se está investigando a pequeña escala en pacientes con artrosis para ver si el consumo de brócoli tiene efectos similares a los del estudio sobre la articulación humana.

¡A consumir brócoli!

 

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments