Marca Coherente

1/10/2013

Cuando lo que decimos tiene que ir alineado con lo que hacemos.

flickr.com/photos/juglardelzipa/
flickr.com/photos/juglardelzipa/

por Gemma Cernuda

Empresaria y ponente internacional. Creadora de marcas líderes y experta en comunicación en femenino.

Coherencia, viene del latín cohaerens, y significa “tener una actitud lógica y consecuente con una posición anterior”.

Es una virtud, un valor y una cualidad, difícil de percibir en las personas y más difícil todavía de practicar en nuestro día a día. Ser coherente es una actitud consciente y activa de tu comportamiento, de tus decisiones, de tu mensaje, de tu forma de ser y de mostrarte. Ser coherente es ser lógico, consecuente, adecuado, congruente,  es decir que desde una postura manifestada, actuás.

Si aplicamos esta definición a las marcas, enseguida nos vienen ejemplos a la cabeza de marcas coherentes y por lo tanto confiables, y de marcas absolutamente incoherentes, es decir, desconfiables. Y en ese punto es donde debemos poner todas las energías y detectores para no colgarnos esta etiqueta que nos será muy difícil de sacar. Veamos: si nos posicionamos como marca comprometida con el cáncer de mama, debemos apoyar acciones que sean coherentes con dicha causa. Debemos fomentar la salud, el deporte, la dieta sana, el sonreír, el amor, el compartir, el disfrutar, la complicidad, la investigación, la comunicación, el debate, los foros de ayuda y consulta… en definitiva ser coherentes con lo que ayuda a esa vinculación, con lo que la “vincula”. Pero lo que nunca debemos hacer es lo contrario, es decir, patrocinar eventos, poner nuestro logo y marca en entornos, en colectivos y en foros donde la conexión “chirríe”, donde no pinte nada nuestra presencia allí.

Si nuestra marca es una marca que está patrocinando una ONG de niños huérfanos en África después no puede estar explotando a niños menores de edad en China y seguir con la cara bien alta.  Y esto a nosotras consumidoras y compradoras hiper conectadas y sobre informadas, esta información tarde o temprano, nos llega tarde y no nos da igual. De hecho no nos debería dar igual. Ahí es donde está nuestra fuerza como sociedad y colectivo, que con ciertas actitudes fomentamos la coherencia de marcas.

Hoy más que nunca es el mejor momento para que la coherencia, ese valor de marca, sea un atributo y un diferencial que nos haga fuertes.

Si las compañías low cost solo nos hacen pagar el billete de avión y cada cosa extra la facturan, incluso si utilizo el baño, serán coherentes con su low cost y con su filosofía. Ahí está nuestra libertad de escogerlas o no. Yo decido. Eso las marcas lo saben, todos y todas lo sabemos. Y por otro lado, si somos coherentes y decimos que hacemos cosas porque eso nos posiciona como marca comprometida con una causa, debemos hacerla y mostrar el resultado a la sociedad. No es una cuestión de maquillaje, es una cuestión de esencia, de valores, de principios.

Por, Mag. Gemma Cernuda Canelles
gemma@peixandco.com
www.ellasdeciden.com

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments