Los niños y sus límites

6/11/2013

Los problemas vinculados a la falta de límites son temas que están en boca de todos, y cada día se están haciendo más y más complejos. ¿Cuál es el motivo de esto?

limites

por carolina-autino

Psicóloga uruguaya.

Por Ps. Carolina Autino

¿Han cambiado las maneras en las que educamos a nuestros hijos?, ¿los niños son diferentes?, ¿por qué es tan difícil decir “no”?

Hoy en día resulta muy complejo para padres y maestros contener y  poner límites a hijos y alumnos. La permisividad y la sobreprotección impiden que los niños conozcan la frustración, y esto trae múltiples inconvenientes en la vida del niño, y en su futuro como adulto también.

Ese niño que no tiene límites, que no acepta ni tiene un “no” por parte de las personas que lo educan, luego, deberá sobrevivir en una sociedad competitiva y frustrante. Este hecho lo enfentará a situaciones complejas, difíciles, llenas de obstáculos, llenas de negativas y límites que sí deberá aceptar.

Estudios indican se deben establecer límites claros desde el nacimiento para ayudar a los más pequeños a reforzar su personalidad y prepararlos para el futuro. No deben crecer como seres omnipotentes, que todo lo pueden. Se enfrentarán, durante todas las edades, a frustraciones reales, y deberán ser capaces de enfrentarlas de la mejor manera.

Los niños, desde que nacen, tienen que aprender y diferenciar entre el bien y el mal, y que no tienen por qué tener todo aquello que desean. Debe existir siempre relación entre lo que le damos a nuestros hijos y su comportamiento. Por ende, será fundamental que tomen los premios como resultado de lo que hacen, y no como una consecuencia de una rabieta.

Los niños a quienes no se les ha puesto ningún límite, se ven obligados a llamar siempre la atención para experimentar el límite de los padres. Se crea entonces una especie de juego competitvo a ver quién puede más.

Otros padres tratan de poner límites, pero no son consecuentes en su comportamiento y se dejan manipular por los más pequeños.

Tendrás que reconocer que poniendo límites protegerás a tus hijos, tanto niños como adolescentes, de muchos riesgos, y por sobre todas las cosas estarás enseñándoles a vivir, ni más ni menos que eso.

Algunos consejos prácticos para padres:

- Aprendé a decir NO.

- Establecé límites claros.

- No sucumbas ante una rabieta.

- No den órdenes ambos padres por separado, deben unirse y poner un límite claro, que no sea burlado por el niño.

- Evitá los cambios de opiniones en tus órdenes.

- Si decidís darle un reto por algún motivo, no cambies tu decisión.

- No hagas caso omiso a las rabietas, pero tampoco debes unirte a ellas y darle trascendencia.

- Si le prestás demasiada atención a sus rabietas, y le hacés caso, generarás que se repitan inexorablemente.

- Mantené la calma ante una rabieta.

- No pierdas el control.

¡Formarás niños independientes, autónomos, seguros y reflexivos!

Por Ps. Carolina Autino

Lic. en Psicología

lic.carolina.autino@gmail.com

 

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments