Marca Líder

10/11/2013

La realidad actual esta re-definiendo qué es un líder para todos nosotros; sea desde una vertiente académica, empresarial, política, social e incluso religiosa. Ser líder ya no solo es ser el primero y el mejor en algo, ser líder hoy es mirar, explicar, seducir de forma distinta. Es liderar otro camino, perseguir otro objetivo.

marca_lider

por Gemma Cernuda

Empresaria y ponente internacional. Creadora de marcas líderes y experta en comunicación en femenino.

Las hijas y los hijos de los años 70 estamos educados en que ser la líder, la mejor en algo, la primera, la más rápida, la más conocida, la mejor pagada, la más valorada, es el resultado objetivo que te sitúa en el limbo de los mejores, de los triunfadores, de las líderes. Según el Diccionario de la Real Academia Española, un líder es: la persona a la que un grupo sigue reconociéndola como jefe u orientadora. Si aplicamos esta definición a las marcas, a nuestras empresas, nos plantea varias reflexiones.

Por un lado, ¿por qué el ser líder va intrínsecamente ligado a ganar? Porque está igualado con ser el mejor en términos de un éxito social, exterior, cuantificable, material, masivo y excluyente. La nueva realidad también esta re-definiendo qué es un líder para todos nosotros; sea desde una vertiente académica, empresarial, política, social e incluso religiosa. Ser líder ya no solo es ser el primero y el mejor en algo, ser líder hoy en pleno cambio de paradigma y en plena crisis de valores, es mirar, explicar, seducir de forma distinta. Perdón repito, distinta. Es liderar otro camino, perseguir otro objetivo.

Mercè Sala Schnorkowski, economista española y ex – Presidenta de RENFE, definía el liderazgo como la combinación de 4 ingredientes; creatividad, intuición, comprensión y sensibilidad, igualando este cóctel de atributos a la formula femenina del éxito.

Si seguimos en esta tesis del nuevo liderazgo, sea femenino o no, estamos abriendo un nuevo camino para catalogar a las marcas de líderes o, por el contrario, de meras seguidoras.

Con esta nueva fórmula, con este nuevo mercado y mapa no podemos seguir valorando las empresas, las marcas y los productos de la misma manera ni con los mismos valores y las mismas premisas. Si hoy lo que prima, o al menos lo que se iguala a “comprar” es cuan sensible, creativo, intuitivo, empático, emocional, humano, cómplice, comprensivo, cercano y real eres y te muestras, eso es lo que debemos cuidar para conectar con nuestro target. Ser la marca líder ya no es lo que era.

Y por otro lado, esta feminización del liderazgo, del triunfar y de tener éxito, no implica que ahora solo sean líderes las mujeres… todavía no. Significa que estas cualidades “femeninas” son las que estamos esperando, aceptando, queriendo en el mercado del siglo XXI. Queremos marcas que demuestren su liderazgo por ser más empáticas, más intuitivas, más cercanas, más reales, más de verdad. Más como yo.

Para concluir te propongo que pienses en tu marca, en tu negocio, en tu servicio, producto, entidad, ONG, proyecto, personaje, etc. y que escribas en qué es/eres muy bueno/a, en qué estás de verdad siendo excepcional y en eso, es como debes ofrecerte. Solo como eso. Y muy probablemente ya no utilizarás como reclamo la palabra líder, porque entre otras reflexiones, en este mundo real y virtual entrelazado y con tanta información y democrático a tantos niveles, no queremos ser liderados por casi nadie.

Por, Mag. Gemma Cernuda Canelles
gemma@peixandco.com
www.ellasdeciden.com

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments