La ley de las porciones

8/01/2014

Un artículo del sitio especializado en medicina WebMd.com propone algunos cambios en la dieta americana, aplicables a todo el mundo.

porciones

Nuestra dieta debe cambiar, no solo en el tipo de comida, sino en las porciones que se eligen. Según el sitio Webmd.com, uno de cada tres niños estadounidenses tiene sobrepeso o es obeso, es hora de prestar atención a esta pandemia.

Cambiar la forma de comer es bastante fácil si tomamos en cuenta algunos consejos. Para empezar, aprender algunas cosas.

Trucos a la hora de seleccionar porciones: 

  • Las medidas de las porciones

 Usando tu imagen mental de un manojo de cartas, mazo de cartas, un mouse, una pelota de béisbol y un cd, podrás hacerlo de manera fácil.

Algunas referencias:

- 1 papa mediana = 1 mouse para la computadora = 1 taza de verduras

Si usás un mouse todos los días, es fácil de agarrar el tamaño adecuado de la papa en un supermercado.

- 1 porción saludable de pasta es de 1/ 2 taza = 1/2 una pelota de béisbol

Tratá de elegir siempre la pasta integral, te llenarás más rápido y aportarás más fibras. En lugar de salsas con crema, elegí salsas en base a tomate. Utilizá aderezos sin grasa para las pastas.

- Waffles o panqueques, imaginá la medida de un cd, esa es la proporción correcta.

 Elegí frutas o edulcorante como topping de tus postres.

- Carne. Una porción de carne o pescado = una baraja de cartas o la palma de tu mano.

 ¡Será la medida justa! Lo ideal es elegir carnes magras como pescado y pollo.

- Arroz. Dos porciones saludables de arroz cocido = una bombilla de luz.

 El arroz es bajo en grasa y calorías, podés consumirlo combinado con verduras. Probá el arroz integral, que tiene más fibra que el arroz blanco. No arruines los beneficios del arroz complementándolo con grasas o frituras.

- Papas fritas. Estas son unas de las cosas que más debemos evitar, pero también existe la medida límite. Más de un puñado de estas será extremadamente perjudicial para tu salud. Sumás calorías y restás nutrientes. ¡Pensalo!

- Pizza. Algunos de tus alimentos favoritos pueden simplemente necesitar un cambio de imagen. La pizza tiene un montón de calorías, cereales refinados y grasas saturadas.

Con algunos retoques, la pizza también podría encajar en una dieta saludable.

Tomá solo una porción y completá tu plato con una abundante ensalada. Comenzá por las verduras, y cuando tu ansiedad haya disminuido, podrás probar la pizza.

- Helados y postres. Comparalo con una pelota de béisbol, no debés excederte. ¿Por qué no guardar esas calorías para consumir algo saludable y más nutritivo? Si necesitás chocolate, elegí el negro y amargo, que tiene menos azúcar.

  • Comé más, pero más nutritivo.

Añadí alimentos más nutritivos a tu dieta.

En lugar de las carnes grasas, elegí proteína magra y mariscos. Comé pescado al menos dos veces a la semana.

En lugar de grasas sólidas como la mantequilla o la margarina, la utilización de oliva, canola y otros aceites son buenos para tu sistema digestivo y tu corazón.

En lugar de productos de panadería elegí cereales y granos enteros.

  • Siempre elegí fibras.

La fibra es un alimento superior para una buena salud. Te ayuda a sentirte satisfecha con menos calorías y mantiene regulado tu sistema digestivo.

  • ¡Cuidado con las porciones!

Las comidas de gran tamaño se hacen presentes, y nosotras aumentamos de tamaño también.

¡Cuidado! Hay que sumar porciones saludables.

Siempre revisá las etiquetas de los alimentos y elegí bien lo que vas a comprar. No compres de más, no elijas las cosas por el tamaño sino por la calidad.

Las porciones de los restaurantes muchas veces están pensadas para dos personas, tené cuidado. Si la porción es grande, compartila o pedí media porción.

Si vas a comer afuera, pedí un aperitivo saludable que puede ser una sopa o una ensalada, siempre antes del plato principal.

La clave es tener un equilibrio saludable de alimentos todos los días.

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments