Masajes también para bebés

26/02/2014

Shantala es el arte de masajear a los bebés y a los niños, para que se sientan mejor. Es una apuesta a la salud de los más pequeños.

flickr.com/photos/prefvotuporanga/

flickr.com/photos/prefvotuporanga/

Te presentamos esta técnica milenaria, que se basa fundamentalmente en las caricias espontáneas de las madres hacia los hijos.

Fue creado por una mujer, llamada Shantala. El objetivo es mantener el equilibrio de tu bebé solo mediante el tacto. Además de esto, es un contacto emocional, que potencia y mejora tu vínculo.

¿Cómo se realizan los masajes?

Hay algunos puntos a tener en cuenta:

- El bebé debe estar totalmente desnudo.

- El ambiente donde practiques los masajes debe ser cálido, evitando los cambios bruscos de temperatura.

- Debés utilizar aceite neutro. Te recomendamos el de almendra.

- No debés superponer el masaje con la alimentación de tu bebé. Cuanto más tiempo pase de su última ingesta será mejor.

- Luego de finalizar los masajes, es bueno que bañes a tu bebé, fortaleciendo aún más su sensación de bienestar.

¿Cuáles son los beneficios del Shantala?

- Ayuda a que tu bebé crezca sano.

- Tonifica y fortalece sus músculos.

- Mejora la adaptación.

- Mejora su concentración.

- Previene las pesadillas.

- Ayuda a conciliar el sueño.

- Relaja y ayuda a tu bebé a descansar mejor.

- Facilita la maduración del aparato respiratorio y digestivo.

¿Cómo practicar los masajes?

  • Paso 1: Colocá a tu bebé boca arriba encima de una toalla.
  • Paso 2: Masajeá los pies del bebé.

Masajearás las plantas de los pies, el empeine, cada dedito por separado y los tobillos. Primero lo harás con tus dedos, luego con la palma de las manos.

  • Paso 3: Masajeá las piernas de tu bebé.

Los movimientos serán de abajo para arriba y de arriba para abajo, desde los muslos hasta los tobillos. Desde la ingle, pasando por las rodillas, llegando hasta tobillos, a los pies, las plantas, los dedos y las yemitas de los dedos.

También desde la ingle se sube hasta los hombros, por los laterales, con movimientos lineales.

shantala2

  • Paso 4: Masajeá el vientre de tu bebé.

Debido a que tu bebé todavía no tiene su sistema digestivo desarrollado, con este masaje evitarás la acumulación de gases y favorecerás su digestión. Los movimientos serán en la panza de tu bebé, frecuentemente circulares.

  • Paso 5: Masajeá el pecho del bebé.

Realizarás el masaje desde el esternón hacia los hombros, aunque se toma también el vientre y todo el pecho.

En el pecho realizá movimientos lineales, con toda la palma de tu mano. La idea es lograr el mayor contacto posible.

  • Paso 6: Masajeá los brazos de tu bebé.

Harás el masaje desde los hombros hacia las muñecas y las manos, llegando hasta los dedos y sus yemas.

Generalmente es mejor trabajar en forma de anillos, como haciendo pequeños torniquetes.

Resbalarás desde la axila hasta las muñecas, y se termina siempre por los deditos.

Los bebés irán descubriendo, a través de su piel, lo largo, lo grande o lo pequeños que son.

  • Paso 7: Masajeá la espalda.

Realizarás masajes en forma de zigzag, desde los hombros hasta la cola. También se puede hacer desde los hombros, hasta la cola y hasta los pies. Como si fuera el movimiento del agua deslizándose hacia abajo.

  • Paso 8, plus: Podés masajear todo el cuerpo del bebé con una pelota.

Te recomendamos una pelota suave de goma para acariciar todo el cuerpo del pequeño, estimulando al máximo sus sentidos…

¿Te animás?

¡Será un excelente motivo para estrechar el vínculo con tu hijo, no te pierdas de esta gran experiencia!

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments