El estrés postvacacional dejó de ser un mito

21/04/2014

El estrés al llegar de las vacaciones es muy frecuente y ya dejó de ser un mito para convertirse en una realidad. Afecta cada día a más personas alrededor del mundo.

estres-vacacional

El síndrome postvacacional puede producir síntomas próximos a la depresión, irritabilidad, astenia, tristeza, apatía, ansiedad e insomnio, entre otros.

¿Qué es el estrés postvacacional?

Es una incapacidad de adaptación al trabajo tras la finalización de las vacaciones. Es ese “no poder” volver a la rutina, no adaptarse a ella. Esto trae aparejado una serie de síntomas que se manifiestan como desequilibrios físico-psíquicos como: depresión, irritabilidad, astenia, tristeza, apatía, ansiedad, insomnio, dolores musculares, tensión, náuseas, palpitaciones, taquicardias, sensación de ahogo y problemas de estómago, entre otros.

 ¿Por qué aparece?

Entre otras cosas por el cambio en la rutina diaria, sobre todo relacionada al horario.

El cambio de actividades, de comidas, de círculo social, hace que nuestro ritmo se altere en vacaciones, y luego sea difícil de llevar a su lugar.

Demandas, exigencias, presiones, responsabilidades se suman para potenciar los síntomas de este trastorno.

 ¿Es posible evitarlo?

Para evitar el trastorno, será fundamental tener en cuenta el entorno de trabajo y la percepción que tenemos del mismo. Además, el grupo humano y la comunicación que tengamos con nuestros compañeros.

Lo mejor, es repartir, en caso de ser posible, tu período de vacaciones de modo que podamos disfrutarlas en dos períodos, por ejemplo. Esto hace que podamos enfrentarnos de una mejor manera a nuestra vuelta al trabajo.

Si puedes elegir, lo mejor es no comenzar un lunes. Esto puede agravar los síntomas. Empezar otro día puede hacer reducir el impacto psicológico que causa la vuelta al trabajo.

Te aconsejamos:

- Mantener tu actitud positiva.

- Evitar roces en tu ámbito laboral.

- Volver de tus vacaciones al menos 1 día antes de comenzar, y de a poco retomar con horarios y actividades.

- No pienses cuánto falta para retomar tu descanso, esto potencia los síntomas.

- Aprovechá cada momento, no enfoques tu vida solo en el descanso.

- Planeá tus fines de semana, o días de descanso de la mejor manera.

Cambiá tu filosofía al volver al trabajo, es la única opción para prevenirlo.

Por Ps. Carolina Autino

Licenciada en Psicología

lic.carolina.autino@gmail.com

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments