La magia del counseling

2/04/2014

Conocé más sobre esta profesión que apunta al desarrollo personal y humano, facilitando la resolución de problemas y fomentando el desarrollo y la utilización del potencial de la persona.

flickr.com/photos/just_anwar/
flickr.com/photos/just_anwar/

Por María José Zorrilla

­Como counselor, ayudo a las personas a enfrentar las diversas crisis de la vida, en realidad, estoy entrenada para ayudarlas a encontrar su capacidad de autodirección. Confío que la persona que viene a mí por más confundida, desorientada y vulnerable que se encuentre, en algún lugar tiene todos los recursos para salir adelante y nadie más que él o ella para conocer su camino o su manera de salir adelante. Mi función es solamente iluminarla para que recupere su potencial. Yo simplemente me convierto en una facilitadora de procesos de despliegue personal.

Yo no aconsejo, no interpreto, no juzgo, no estoy centrada en mi marco de referencia. Escucho su conflicto, su dolor, su manera de resolver sus problemas, sus creencias, lo que dice y lo que no dice. Y se lo devuelvo, se lo muestro, puedo incluso confrontarla con sus creencias, pero no le impongo las mías. Le ayudo a ver, a encontrar lo que le sirve y descartar lo que no le sirve.

Algunas consultantes me dicen que este proceso es mágico. No creo que la magia se dé siempre, pero cuando se da, muchas veces me preguntan cuál es el secreto. Para mí la clave está en el respeto por el otro.

Para algunos la palabra respeto tiene implícito tratar de usted a alguien o ponerlo en un nivel de superioridad. Parecería que esa palabra estuviera fuera de moda.

Me gustaría explicar la importancia del respeto en el contexto de un proceso de counseling.

Si yo creo que tengo la solución para el otro, no lo estaría respetando, si pienso que sus creencias  son arcaicas o son inmorales, tampoco lo estaría respetando. Si no respeto sus tiempos de duelo y de dolor o si no me banco sus exabruptos o lo que fuera que está viviendo, le estoy faltando el respeto.

En cambio, si acepto al otro como es, si respeto sus emociones, su sentir, no tengo que estar de acuerdo, pero en algún punto tengo que confiar en sus capacidades y en sus potencialidades y esta relación de confianza que se genera es lo que hace que este proceso de counseling sea tan sanador, es lo que ayuda al otro a encontrar su propio camino y recuperar la confianza en sí mismo. También dentro de una relación de respeto me muestro como soy, y cuanto más auténtica y genuina sea, más podré facilitar un camino de transformación en el otro que lo ayude a superar la crisis o el conflicto que esté atravesando. De esto se trata la magia del counseling.

Clr. María José Zorrilla

www.counselinginaction.com.ar

info@counselinginaction.com.ar

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments