En el ejercicio, más no es siempre mejor

17/07/2014

Seguir una dieta nutritiva y evitar comportamientos de riesgo como el tabaquismo, son parte de un estilo de vida saludable, incluyendo hacer ejercicio. Sin embargo, dos nuevos estudios publicados en la revista Heart señalan que hacer ejercicio de alta intensidad puede aumentar el riesgo de morir de un ataque al corazón o desarrollar un ritmo cardiaco irregular más tarde en la vida.

flickr.com/photos/rauckhaus/
flickr.com/photos/rauckhaus/

El primer estudio fue realizado por investigadores de Alemania, que, durante 10 años, evaluaron la frecuencia y la intensidad de la actividad física en más de 1.000 individuos con enfermedad de la arteria coronaria estable durante 10 años. Los participantes tenían en promedio 60 años y habían participado en un programa de rehabilitación cardíaca para ayudar a ejercer regularmente. Los investigadores dieron seguimiento a la supervivencia de todos los participantes como parte del estudio.

En la actualidad, los pacientes con enfermedades del corazón se les recomiendan participar en un máximo de una hora de actividad aeróbica de intensidad moderada al menos cinco veces a la semana. El desglose de la actividad de los participantes del estudio fue el siguiente:

• El 40% eran físicamente activos dos a cuatro veces por semana

• El 30% eran físicamente activos más de cuatro veces por semana

• El 30% eran físicamente activos menos de dos veces por semana

• El 10% nunca o casi nunca hizo ningún ejercicio.

Aunque las personas inactivas físicamente tenían el doble de probabilidades de tener un ataque al corazón o un derrame cerebral en comparación con aquellos que eran físicamente activos y eran cuatro veces más propensos a morir de todas las causas, los resultados mostraron que los que hicieron el ejercicio diario más extenuante tenían más del doble de probabilidades de morir de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Los investigadores señalan que se tuvieron en cuenta otros factores influyentes que podrían haber afectado los resultados.

Ejercicio de alta intensidad regular vinculado con fibrilación auricular

El segundo estudio se realizó por investigadores de Suecia e incluyó más de 44.000 hombres entre las edades de 45 y 79, en donde se les midió las tendencias de la actividad física durante las edades de 15, 30 y 50 años.

Los resultados mostraron que los hombres que hacían ejercicio intensamente durante más de 5 horas a la semana tenían un 19% más de probabilidades de desarrollar un latido irregular del corazón a los 60 años de edad, en comparación con aquellos que se ejercitaban menos de 1 hora a la semana.

Sin embargo, los que hicieron ejercicio de menor intensidad, como montar en bicicleta o caminar rápidamente, durante una hora al día o más, a la edad de 60, eran 13 % menos propensos a desarrollar un latido irregular del corazón que los que no hacían ejercicio en absoluto.

Intensidad, duración del ejercicio son los “factores críticos”

Guasch y Mont mencionan que aunque el conocimiento común sostiene que la actividad física tiene beneficios positivos para la salud del corazón, otros estudios han demostrado que el entrenamiento de resistencia, sobre todo, está vinculado con un estado pro-inflamatorio.

Dicen que ambos estudios sugieren que la intensidad y duración del ejercicio son los “factores críticos” en los enlaces que se encontraron, y agregó que “se obtienen beneficios cardiovasculares máximos si se realiza en dosis moderadas, mientras que estos beneficios se pierden con la alta intensidad y esfuerzos prolongados.”

Señalan que la toma de los datos recogidos anteriormente en el rendimiento del ejercicio y su correlación con la evolución clínica “es el principal inconveniente de ambos estudios.”

Sin embargo, añaden que estos cuestionarios se utilizan comúnmente en los grandes registros, y que pueden “proporcionar bastante buenas estimaciones del total del ejercicio.”

A pesar de los hallazgos de los estudios, Guasch y Mont dicen:

“Los beneficios del ejercicio sin duda no deben ser cuestionados, por el contrario, deben ser reforzados con estos y otros estudios a fututo y servirán para maximizar los beneficios obtenidos por el ejercicio regular al tiempo que evita los efectos indeseables – al igual que todos los demás medicamentos y terapias”.

Fuente: contigosalud.com

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments