La Matronatación y sus beneficios

11/07/2014

Descubrí en la natación para bebés una experiencia afectiva, recreativa, placentera y estimulante.

matronatacion

El agua es un elemento ideal para los bebés, incluso los más pequeños. Esto es básicamente porque están acostumbrados a estar en contacto con ella durante los 9 meses que dura el embarazo.

Te contamos los beneficios de la natación para los más chiquitos:

-Estimula los movimientos del bebé.

- Les enseña a descubrirse.

- Promueve el aprendizaje de su cuerpo.

- Promueve que muevan sus brazos y piernas.

- Mejora la coordinación motora y el desarrollo psíquico.

“El bebé que aún no camina encuentra en el agua la posibilidad de moverse tridimensionalmente, siendo mucho mayor la libertad y continuidad de movimientos. A muy temprana edad comienzan a tener nociones de desplazamiento y distancia de una gran riqueza y sensibilidad, lo que redundará en una mayor coordinación motriz” Fuente: www.i-natacion.com

- Se relajan.

- Estimula el buen dormir.

- Estimula el apetito.

- Desarrolla las nociones del espacio y el tiempo.

- Ejercitan sus pequeños músculos.

- Mejoran notoriamente la respiración.

- Previene enfermedades.

- Fortalece el sistema inmunológico del bebé.

- Promueve la confianza del bebé.

- Promueve la socialización.

 

“Inicia la socialización sin traumas en un ambiente lúdico y recreativo: Desarrollándose como personas y su entorno de una forma natural. La convivencia en la piscina con otros niños le ayudarán a relacionarse mejor, además de que aprenderá a compartir y realizar actividades junto a otras personas. El niño adquiere más confianza para comunicarse y desarrollarse en grupo, ya que estará en constante contacto con instructores y niños.” Fuente: www.i-natacion.com

 

Algunas recomendaciones:

- Lo ideal es que comiencen la natación luego de haberse dado la primera dosis de vacunas, no antes.

- Te recomendamos que consultes a tu pediatra de confianza y si tu bebé no tiene contraindicaciones, podrás comenzar ya con la natación.

- Nunca dejes a tu bebé solo cerca del agua.

- Elegí profesionales cualificados para trabajar con tu bebé.

- Elegí un horario en el que el niño normalmente no tenga que dormir o comer.

- Nunca le des de comer minutos antes de la natación.

- Evitá el golpe de frío, y secá a tu bebé inmediatamente después del baño.

- “No establezcas un determinado periodo de tiempo para lograr objetivos, cada niño aprenderá a su ritmo. Por lo tanto has de respetar el ritmo de desarrollo del bebé y nunca forzarle” Fuente: www.i-natacion.com

En esta actividad podrás motivar, estimular y enseñar a tu bebé. Es parte de su desarrollo, y notarás sus cambios; además de estrechar el vínculo madre-hijo.

Es un deporte que podrán disfrutar juntos. ¡Acompáñalo y nadá junto a tu bebé!

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments