Marketing personal

22/07/2014
columna-marieta

por Marieta Sudy

Emprendedora, directora de MSudy mkt. Docente y columnista en área comercial, comunicación y marketing.

Post desarrollo del marketing de productos tangibles y servicios intangibles, comenzó hace unos años a desarrollarse el ¨marketing de personas¨.

Dicho así, suena bastante desagradable, tanto desde la semiótica como el simbolismo.

Literalmente significaría la venta o colocación de las personas en el mercado. Pero no se trata de eso, obviamente. La especialización de marketing trabaja en el apoyar al posicionamiento de las personas, de sus atributos, actitudes, y cómo desean que los perciban. De los temas más hablados hoy día está el marketing político, y no sólo ahora en Uruguay.

Pensemos en la conocida campaña del actual Presidente de EEUU Sr. Obama, con el slogan “Yes we can” (Sí podemos). Dicha campaña abarcó, además de una Estrategia de Comunicación diferente y relevante para el público objetivo al que se dirigía, todo un Marketing personal del propio candidato . La manera de vestir, de hablar, de mostrarse frente a cámaras; no solamente en debates de TV.

Hablamos de un backstage que ni lo vemos como público pero está trabajado exhaustivamente por equipos especializados. Las fotos y apariciones con la esposa, con sus hijas, la forma de hablar en cámaras y redes sociales, hasta cómo se hace el community management de sus respuestas en Twitter. Recientemente vi unos Episodios de la Serie Scandal, que trata de la política en Washington. Por supuesto, es totalmente ficticio, y supongo – o quiero creer- que la temática de esta serie exagere mucho lo que sucede en la política en la Casa Blanca. Pero para el que quiera ver más claramente a qué nos refermimos de forma muy gráfica, podrán en algunos episiodios analizar la función de la protagonista: Olivia Pope.

El tema es amplio e interesante, ya que más bajado a nuestra propia esfera de actuar, pienso en mi misma, como mujer profesional, y consultas que me han hecho al respecto en el ejercicio de mi profesión de marketing. La forma de vestirnos, de pararnos frente a un auditorio, jefe o clientes, lo que mostramos o dejamos de mostrar en nuestras redes sociales profesionales y personales. Todo ello hoy habla de nuestro “posicionamiento” , seamos conscientes y nos guste o no.

Mucha gente es intuitiva y no necesita asesores y se presenta de manera natural, de tal forma que es percibida como le gustaría verse. Otras personas no son tan intuitivas, y a veces me han comentado que sienten lo contrario. Expresiones como “no sé porqué, cuando me presento frente a Directorio y mis jefes, veo que no me escuchan o no me toman en serio. No sé como hablar o presentarme de manera de ser más visible”. Hace poco, una arquitecta que dirige un importante estudio, me consultó sobre el desafío de su presencia frente cada uno de sus públicos: clientes , empresas constructoras , obreros, o proveedores. Quizás cada público amerite otro “physique du rol” como se expresa en francés – esta expresión nace del teatro y refiere a la presencia de un actor en cada uno de sus roles de actuación.

En síntesis: mi opinión es que sin llegar a perder espontaneidad, ni convertir a una persona en un producto material, hay áreas interesantes para pensar y actuar. Sobre todo como mujeres profesionales: profesionales, madres, esposas… No estamos hablando de hacer un prototipo para nosotras, sino quizás detenernos un poco a pensar de qué manera nos presentamos, si estamos siendo consistentes con lo que queremos transmitir sobre quiénes somos, sobre todo lo que somos y  todo lo que deseamos que perciban de nosotras.

Marieta Sudy

@marietasudy

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments