De la plantación a los diferentes tipos de té

23/09/2014

En esta tercera nota, luego de mi presentación y ya conociendo las distintas leyendas de ésta milenaria bebida, voy a contarles algunas características de la planta del té para seguir recorriendo este camino juntos.

plantacion-te

por Monica Devoto

Sommelier de Té y Tea Designer. Pionera en degustaciones y catas de Té en Uruguay.

La palabra “té” puede ser utilizada únicamente cuando hablamos de la planta Camelia Sinensis.

Toda otra planta que no pertenezca a este grupo se denomina “tisana”. Por ejemplo la manzanilla, el tilo, el cedrón, el boldo, etc. Las tisanas se caracterizan por ser preparadas con diferentes hierbas de flores y frutos, y no poseen teína.

Existen dos variedades de Camelia Sinensis:

1) Camelia Sinensis Sinensis, proveniente de China.

2) Camelia Sinensis Assámica, originaria de India.

La primera tiene hojas pequeñas, es resistente al frío y crece en zonas altas. La segunda es una planta más tropical y puede alcanzar hasta los 15 metros de altura si no es podada.

Para el buen desarrollo de la planta, los cultivos se encuentran generalmente en regiones con climas tropicales, subtropicales y con alturas que van de los 600 hasta los 2800 metros.

En la actualidad hay más de 20 países que cultivan té, siendo China, India y Sri Lanka los principales productores.

La recolección implica un duro trabajo manual realizado solamente por mujeres, donde las mismas llegan a recolectar hasta 40kg de té fresco por día. Se selecciona cuidadosamente el brote y las dos primeras hojas.

Durante mi viaje por India, tuve la oportunidad de trabajar en la recolección de té en el Kanyan Tea Estate, en la región de Darjeeling. La misma se extiende por las laderas del Himalaya. En dicha zona existen más de 100 plantaciones donde en cada una de ellas encontramos un pequeño pueblo donde viven las trabajadoras y sus familias. A diferencia de Sri Lanka, donde la recolección se realiza todo el año, en la zona de Darjeeling se hace únicamente cuatro veces al año.

Una vez hecha la recolección, las hojas ingresan a la “Tea Factory”, fábrica de procesamiento del té, que es donde se definen los diferentes tipos: blanco, amarillo, verde, oolong, negro o pu-erh.

Cuanto más conocemos del té, más disfrutamos su sabor y su aroma, y sabiendo que el té que estamos bebiendo proviene de una planta cultivada en otra punta del planeta, a 2000 metros de altura, nos envuelven sensaciones e historias que lo llevan a algo muy especial.

Nos encontramos la próxima semana para seguir aprendiendo juntos.

Mónica Devoto
Sommelier de Té
www.monicadevoto.com.uy

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments