Los colores del blanco

4/09/2014

Animate a esta invitación a pensar que la distinción entre lo real y lo no real, o lo verdadero y lo falso.

los-colores-del-blanco-santosha

por Maru Karlen

Profesora de yoga, consultora de empresas, creadora del proyecto Santosha Yoga Uruguay.

- ¿De qué color hay?

- Verde, violeta, naranja y roja.

- ¿El verde es oscuro o claro?

- Mmm… Sabés que yo justo soy daltónico.

Este fue el diálogo telefónico que mantuve con Nicolás, que se rió muy amablemente al contarme su ‘problema’ cuando le pregunté por los colores de los mats de yoga.

Lo que estaba implícito en sus palabras era que yo podía ver lo que era real, los colores verdaderos, mientras que él no. Esta presunción está presente todo el tiempo. Con gran frecuencia pensamos que si lo que yo observo parece ser lo mismo que observa quien está a mi lado, si ambos vemos que el verde es oscuro, será que ese verde es oscuro.

Cualquiera diría que es así, y que el daltonismo es un defecto genético por el cual ‘ellos’ distorsionan los colores. Pero ¿qué tal si pensamos en los esquimales?. Los esquimales pueden observar más tonos de blanco que nosotros, y no tenemos con ellos ninguna diferencia biológica.

Esta mini historia no tiene por fin pensar si el blanco es la ausencia de colores o la suma de todos ellos, tampoco recordar cómo se construyen los colores o las imágenes en nuestro cerebro; estas son discusiones más científicas que yóguicas.

Simplemente es una invitación a pensar que la distinción entre lo real y lo no real, o lo verdadero y lo falso, solo tiene sentido dentro de una comunidad que comparte ciertas preposiciones que cree válidas. De la misma manera funciona la distinción entre lo que está bien y lo que está mal.

Por eso la próxima vez que nos veamos tentados a juzgar a alguien o a algo, incluso a nosotros mismos, sería bueno detenernos por un segundo y recordar que:

- Nuestro entendimiento es limitado.

- Lo que hoy vemos de cierta forma, probablemente lo veríamos diferente si hubiésemos nacido en otro tiempo o lugar.

- El bien y el mal, como el tiempo, son conceptos relativos.

Quizás nos volvamos más lentos al hablar o al responder, pero también quizás nos volvamos más compasivos, amorosos y libres.

Namaste,

Maru | Santosha

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments