Consejos para mantenerse hidratada durante tu entrenamiento

27/10/2014

Si has estado haciendo ejercicio regularmente durante el año, notarás alguna diferencia con estas temperaturas. ¿Cómo tenés que prepararte?

hidratacion
  • ¡No detengas tu entrenamiento!

“Es importante continuar con el ejercicio durante el verano debido a que los efectos del entrenamiento se pierden rápidamente una vez que la formación se detiene” dijo Barry Franklin, Ph.D., director del Hospital William Beaumont de Rehabilitación cardíaca y ejercicio de Laboratorios en Royal Oak, Michigan.

“La mayoría de los estudios sugieren que muchos de los beneficios claves se pierden en cuatro a seis semanas de inactividad.”

  • Sé más inteligente que el calor

Aún así, no se puede simplemente ignorar el calor, ya que podrías terminar con estrés por calor, golpe de calor u otros problemas. Así que para mantener el calor de la fusión de sus entrenamientos, Franklin recomienda:

- Hidratar, hidratar, hidratar.

Mantener el equilibrio de agua salada por beber mucho líquido (preferentemente agua) antes, durante y después de la actividad física. Evitá las bebidas alcohólicas y con cafeína.

- Ejercitar de una manera más inteligente, no más difícil.

Trabajá durante las horas más frescas del día, preferiblemente cuando la radiación solar es mínima – temprano en la mañana o temprano en la noche.

Disminuí la intensidad y duración del ejercicio a altas temperaturas o a humedad relativa. Y no dudes en llevar tu ejercicio dentro, al gimnasio o en cualquier otro lugar donde podés ejercitarte.

- Permití que tu cuerpo se adapte parcialmente al calor a través de las exposiciones diarias repetidas y graduales.

“Un aumento en la eficiencia circulatoria y de enfriamiento del cuerpo, llamado aclimatación, por lo general se produce en sólo cuatro a 14 días”, dijo Franklin.

- Vestirse para la ocasión.

Usá cantidades mínimas de ropa para facilitar el enfriamiento por evaporación. “Recordá, no es la sudoración que enfría el cuerpo; más bien, la evaporación del sudor a la atmósfera, “dijo Franklin. Usá ropa ligera, de colores claros en tejidos transpirables como el algodón.

- Formá un equipo.

Si podés, hacé ejercicio con una amiga o miembro de la familia. Es más seguro, y podría ser más divertido.

Puesto que el ejercicio vigoroso en condiciones de calor y humedad puede conducir a estrés por calor, golpe de calor y las complicaciones relacionadas, debés conocer los signos de peligro para estar más alerta.

Los síntomas de agotamiento por calor:

Dolores de cabeza

Sudor excesivo

Piel fría y húmeda, escalofríos

Mareos o desmayos

Pulso débil o rápido

Calambres musculares

Respiración rápida y superficial

Náuseas, vómitos o ambos

Los síntomas de golpe de calor:

Piel caliente, seca sin sudor

Pulso fuerte y rápido

Confusión y / o pérdida del conocimiento

Fiebre alta

Dolores de cabeza palpitantes

Náuseas, vómitos o ambos

Tomá las medidas necesarias para enfriarte y buscá atención médica de inmediato si experimentás cualquiera de estos síntomas.

Fuente: heart.org

 

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments