La verdad acerca de los tacos altos

14/10/2014

Todas las mujeres, al menos alguna vez, hemos usado tacos altos de 5, 10, 15 y hasta más centímetros, ¿o no?

flickr.com/photos/lovemaegan/
flickr.com/photos/lovemaegan/

Muchas veces se han mencionado las consecuencias que traen para la salud, pero hoy te contamos los resultados de un estudio realizado en la Universidad de Manchester.

El profesor Marco Narici, encargado del estudio, reunió a un grupo de mujeres que había usado tacos de más de 5 centímetros durante más de dos años y que sentía dolor al caminar con los pies descalzos.

Según este estudio, cuando usamos tacos altos nuestras pantorrillas se estiran un 13%. Pero, al volver a casa y ponernos zapatos bajos o estar descalzas, inmediatamente nuestras pantorrillas vuelven súbitamente y drásticamente a su posición inicial.

Esto trae como consecuencia que nuestras pantorrillas se contraigan, y a la larga se origine un daño en el músculo porque se reduce la distancia entre el tobillo y la parte posterior de las rodillas.

 La Academia Americana de Cirugía Ortopédica estudió el motivo del elevado número de mujeres que sufren de los pies. 8 de cada 10 mujeres estadounidenses se quejan de que sus zapatos les causan molestias leves o severas. Entre ellas: hinchazón en los pies, problemas en los huesos como son dedos, callos, durosidades e incluso, dolor de espalda

Según los expertos, andar sobre tacones altos desplaza el cuerpo hacia delante y obliga a los dedos y al antepié a soportar todo el peso, provocando dolor y daño en estas extremidades. Se ha constatado que llevar tacos altos, sobre todo a partir de 5 centímetros de altura, altera la postura del cuerpo, lo que puede generar presión en la parte baja de la espalda.

Es importante tener estos aspectos en cuenta a la hora de elegir los próximos zapatos que usarás, los más saludables serán los que tengan un taco menor a 3 centímetros.

Un consejo: Para evitar dolores deberás procurar hacer estiramientos después de quitarte los zapatos. Colocate al borde de un escalón, con la mitad del pie pisando y la otra “volando”. Levantá unas 15 veces, y sentirás la diferencia.

 

 

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments