12 buenos consejos para dejar atrás el cigarrillo

2/02/2015

1- Sé consciente de que realmente querés dejar de fumar Parece un detalle menor, pero es una [...]

dejar-cigarro

1- Sé consciente de que realmente querés dejar de fumar

Parece un detalle menor, pero es una máxima fundamental para dejar de fumar verdaderamente.

Así que si querés dejar de fumar, debés preguntarte ¿por qué? Reconocer que es verdaderamente malo para tu salud será clave.

Para sentirte motivado, necesitás una poderosa razón personal para dejar de fumar. Tal vez querés proteger a tu familia del, tal vez la idea de cáncer de pulmón te asusta, o tal vez querés verte y sentirte más joven. Elegí una razón que sea lo suficientemente fuerte como para superar el impulso de dejar tu vicio.

2- Probá la terapia de reemplazo de nicotina

Al dejar de fumar, la abstinencia de nicotina puede hacer que te sientas frustrado, deprimido, inquieto o irritable.

La terapia de reemplazo de nicotina puede ayudar a reducir estos sentimientos. Los estudios sugieren que el chicle de nicotina, pastillas, parches pueden ayudar a duplicar tus posibilidades de dejar de fumar con éxito cuando se utiliza con un programa conductual intensivo.

3- No lo intentes solo

Decile a tus amigos, familiares y compañeros de trabajo que estás tratando de dejar de fumar. El apoyo de tu entorno puede hacer la diferencia.

También es posible que quieras unirte a un grupo de apoyo o hablar con un consejero. La terapia conductual es un tipo de tratamiento que puede ayudarte a identificar conductas y modificarlas. Plantearás estrategias prácticas que pueden ayudarte.

Combinar la terapia conductual con productos de reemplazo de nicotina y/o medicamentos para aumentar tus probabilidades de éxito.

4- Manejo de Estrés

Una de las razones la gente fuma es que la nicotina ayuda a relajarse. Una vez que dejés de fumar, necesitarás otra manera de lidiar con el estrés. Tratá de conseguir masajes regulares, escuchar música relajante, o aprender yoga o tai chi. Si es posible, evitá las situaciones de estrés durante las primeras semanas después de dejar de fumar.

5- Evitá el alcohol y otros desencadenantes

Ciertas actividades pueden aumentar tu necesidad de fumar. El alcohol es uno de los factores desencadenantes más comunes, así que tratá de beber menos la primera vez que salgas.

Si el café es un disparador, cambiá al té durante unas semanas. Si fumás habitualmente después de las comidas, buscá otra cosa que hacer en su lugar, como cepillarse los dientes o masticar chicle.

6- Limpiá tu casa

Una vez que hayas fumado el último cigarrillo, limpiá todos los ceniceros y encendedores. Lavá toda la ropa con olor a humo y limpiá tus alfombras, cortinas y tapicería. Utilizá ambientadores para ayudar a liberar tu casa de ese olor familiar. ¡Que nada te haga recordar el olor al cigarrillo!

7- Probá y volvé a intentarlo

Es muy común tener una recaída. Muchos fumadores intentan varias veces antes de dejar el cigarrillo para siempre. Examinar las emociones y circunstancias que conducen a tu recaída es clave. Usá cada tropiezo como una oportunidad para reafirmar tu compromiso para dejar de fumar. Una vez que hayas tomado la decisión de volver a intentarlo, establecé una “fecha para dejar de fumar” en el próximo mes.

8 – ¡A moverte!

La actividad física puede ayudar a reducir las ansias de nicotina y aliviar algunos de los síntomas de abstinencia. Cuando querés llegar a un cigarrillo, ponete los championes para salir a moverte.

Incluso el ejercicio moderado es útil, como pasear al perro o arrancar las malas hierbas en el jardín. Las calorías adicionales que se queman también evitan el aumento de peso que puede darse después de dejar de fumar.

9- Comé frutas y verduras

No trates de hacer dieta mientras que renunciás a los cigarrillos, sería demasiada privación y estaría destinada al fracaso. En su lugar, centrate en comer más frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa. Un estudio de la Universidad de Duke sugiere que estos alimentos hacen que los cigarrillos tengan un sabor terrible. Esto te da una ventaja en la lucha contra tus antojos mientras que proporciona nutrientes que combaten tu necesidad de fumar.

10- Elegí tu recompensa

Además de los enormes beneficios para la salud, una de las ventajas de dejar el cigarrillo es todo el dinero que te ahorrarás. Disfrutá de la recompensa por el gasto de parte de lo que ahorres en algo divertido.

¡Hacelo por tu salud! Hay más que la recompensa monetaria a considerar. Dejar de fumar tiene beneficios inmediatos para tu salud:

- Se reduce la presión arterial.

- Se reduce el pulso después de sólo 20 minutos.

- Dentro de un día, el nivel de monóxido de carbono en la sangre vuelve a la normalidad.

- Dentro de dos semanas a tres meses, tu riesgo de un ataque al corazón disminuye y los pulmones empiezan a funcionar mejor.

- Los beneficios a largo plazo incluyen un menor riesgo de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer.

¡Animate, el momento es hoy!

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments