Es tu decisión

24/02/2015

Construimos nuestro mundo y tenemos capacidades entrenables para crear y trasformar. En la historia, personas comunes y corrientes han logrado cosas increíbles. ¿Capaces de qué?

es-tu-decision

por Karina Pittini Braz

Licenciada en Psicología, Co fundadora y Directora HCC Uruguay – Human Capital Consulting, ICC International Trainer & Coach

La respuesta no está en el sexo, la edad, la formación ni en el nivel socio económico y cultural.

La respuesta es asunto de trasformación, conciencia, voluntad, convicción, perseverancia, flexibilidad y acción.

A partir de la concepción vamos aumentando día a día nuestros registros mnémicos. Son nuestros sentidos, la fuente desde la que incorporamos el mundo. Así construimos representaciones de cada cosa, persona, relaciones… Así creamos y organizamos nuestro mundo.

Aprendemos quienes somos, quienes son los que nos rodean, cuáles son nuestras posibilidades, nuestras fortalezas, nuestras oportunidades… Cada experiencia avalará o refutará esto que creemos y que se ha constituido como nuestras creencias. Estas funcionan como “nuestras verdades” en tanto nos dan seguridad y nos permiten anticiparnos y adaptarnos. En general, no recordamos dónde se han gestado, no las cuestionamos y actuamos según ellas. Es absolutamente necesario aprehender el hábito de cuestionar aquello que creemos. Sobre todo en las ocasiones en que esto que creemos es disfuncional y por tanto detiene nuestra adaptación, genera infelicidad, trastornos y aún hasta la patología.

Desde el principio de nuestro ser y a partir de la relación con otros, fundamentalmente con nuestros seres significativos, adoptamos una forma de pensar, sentir y actuar. Es muy fácil observar como los hijos hablan y se expresan como sus progenitores. Hace unos años, estando en clase de Idioma Español, la profesora nos dijo a la clase: “a través de ustedes, conozco a sus padres”. Hoy entiendo esto que nos quiso trasmitir, algo que a los 12 años no me fue tan sencillo captar y me resultó gracioso.

Además de nuestro estilo familiar, podrá influir el entorno socio-económico y cultural, para anticipar éxitos y fracasos, oportunidades y limitaciones. Y nuevamente la capacidad de auto cuestionarse para generar nuevas posibilidades.

De esta forma, día a día y paso a paso, vamos viviendo la maravillosa aventura de la vida. Para algunos maravillosa y para otros un problema o quizá un problema para su entorno.

¿Quién decide cómo vivir? Con certeza y con bases prácticas, podemos asegurar que cada persona decide como vivir su propia vida.

Siendo que cada uno lo decide y que tenemos la capacidad de transformación, entonces ¿qué esperamos para ser y vivir como queremos?

La trasformación, requiere conciencia, voluntad, convicción y perseverancia, flexibilidad y acción.

Nada sucede desde lo que ignoramos y no logramos entender, ver, saber, escuchar, decirnos, conocer. La capacidad de ser consciente la podemos entrenar y es ilimitada. ¿Cuantas veces alguien te habló sobre una característica tuya que no entendías como tal? Quizá nada tenía que ver contigo o quizá, lo que se da en muchas oportunidades, no lograbas captarlo, verlo, escucharlo, entenderlo. Y de pronto… un día lo descubrís y es en ese momento cuando podes actuar al respecto sea para eliminar el comportamiento o reforzarlo, según decidas.

Asimismo, para transformar se requiere de voluntad. Voluntad para decidir qué querés, cómo lograrlo y para dar los pasos necesarios para lograrlo, para sortear obstáculos, tomar decisiones en el proceso y auto motivarse.

Convicción ya que solo desde la seguridad, podremos alcanzar lo que queremos. La duda y la rumiación genera confusión y finalmente falla el destino. Perseverancia para el proceso, y la capacidad de valorar cada logro.

Flexibilidad, que es clave para poder entendernos con otros y aún poner en duda nuestras competencias, capacidades, pensamientos, sentimientos y acción. Si pensamos diferente, estaremos sintiendo y por tanto actuando diferente. ¡Tan sencillo! Parafraseando el Talmud: “no vemos el mundo como es, sino como somos”. Desde este entendimiento también generamos un mundo de oportunidades.

Acción, clave del cambio, generadora de una dinámica de cambios sistémicos sustentados en el aprendizaje generativo.

Podemos entrenarnos para expandir la consciencia, la voluntad, la perseverancia, la flexibilidad y la capacidad de dirigirnos a la acción. Así logramos trascender como personas, equipos, organizaciones.

¿Cómo funciona esto en la práctica?

Cuando un docente logra comprender cómo el niño que tiene enfrente entiende el mundo y cuál es su estilo de pensamiento, cuando le realiza preguntas poderosas generadoras de reflexión, lo orienta a expandir su autoconsciencia, desarrollar competencias y habilidades que lo preparan para una vida exitosa. Entendiendo éxito como ser feliz en la vida, de la forma en que cada persona lo valore. En algunos países del mundo, hay una cátedra formal en instituciones educativas, dedicada al Coaching que propone este estilo.

Y si hablamos de docentes, ¡cuánto más de padres! Ser padres habilitadores, que no colocan títulos ni limitaciones, que logran ver más allá y ayudan a expandir a esa persona que han decidido educar para la vida.

Cuando la comunicación tiene un estilo basado en aprendizaje generativo, en respeto profundo por la esencia de la persona. Aspectos que facilitan el aprendizaje formal desde que promueve la inteligencia emocional, la asertividad, la flexibilidad cognitiva y por tanto la apertura a lo nuevo y diferente.

Otro ejemplo sencillo y cotidiano en el ámbito organizacional. Al desarrollar y entrenarnos en estas capacidades, en lugar de asistir a una reunión de ejecutivos a defender el propio punto de vista, optamos por asistir a proponer desde la sinergia de complementos y diferencias. En lugar de sostener que el propio trabajo es el realmente bien hecho, se podrá entender y valorar lo que las otras áreas y personas realizan, sabiendo que en la coordinación de acciones efectivas se logran los mejores resultados.

Si entendemos al ser humano como ser que se construye en relación y constatamos en nuestra historia y nuestro propio entorno que hay personas que han logrado cosas increíbles desde diversos ambientes y con diversas características, tendremos la certeza que podemos lograr lo que queremos y valoramos.

Ser quienes queremos ser, transformarnos y trascender.

Por, Karina Pittini Braz

Licenciada en Psicología

ICC International Trainer & Coach

kpittini@hcc.com.uy

 

Comenta esta noticia

comentarios

Powered by Facebook Comments